Hacia el entendimiento del ruido

publicado en: Blog, Reflexiones | 0

Hola a tod@s, esta semana traemos un post muy especial, que no lo hemos escrito ninguna de nosotras, sino una de mis compañeras (al habla Carlota).

El post surgió de la forma natural durante el comedor cuando las dos, en una de esas muchas veces que nos hemos quedado solas arreglando el mundo, discutíamos del poco aguante al ruido “natural” provocado por la presencia de 25 personas en una habitación que tienen algunos compañeros, o incluso nosotras mismas.

En esas mi compañera Tatiana empezó a desarrollar su teoría basada en una situación real de cuando una compañera entró y, sorprendida le preguntó que cómo podía soportar ese ruido. Cuando acabó le pedí POR FAVOR que escribiera esta reflexión para poder compartirla con tod@s vosotr@s.

No me enrollo más, espero que disfrutéis leyéndola tanto como nosotras lo hemos hecho, ya que es una reflexión que tiene más forma de poema que de artículo.

Gracias Tatiana por haber compartido este curso conmigo y por regalarnos este post 🙂

 

HACIA EL ENTENDIMIENTO DEL RUIDO

 

 

Ubicándome, ubicándote

25 personas pequeñas y un adulto repartidas por un espacio bien delimitado reconocido como aula. Pequeños grupos participando en diversas propuestas: juego de la Oca, acuarelas, piezas de madera, recortables, dominó convertible en juego de construcción …

Grupos vivos donde la comunicación oral es constante: decisiones, risas, discusiones, acuerdos, desacuerdos.

Grupos vivos donde el movimiento es constante: niñas y niños moviendo mesas y sillas para organizar el espacio según sus necesidades de juego. Niñas y niños entrando y saliendo del espacio aula buscando agua para las acuarelas. Niñas y niños cambiando de propuesta de juego introduciéndose en nuevos grupos.

Esta situación escolar real, en la que parece que no pueda caber nada más, sorprendentemente aparece un segundo adulto, y al abrir la puerta, intenta explicar el motivo de su presencia, pero pregunta:

¿Cómo puedes soportar este ruido?

                                                            Respondiéndome, respondiéndote

un primer intento

Hacia el entendimiento del ruido es un proceso en el que el ruido es entendido como comunicación viva, proceso en el que se presencia cómo cada momento brota una nueva situación comunicativa:

  • Nace una nueva relación con aquella compañera o aquel compañero que quizás no se ha compartido a menudo.
  • Nace una nueva manera de construir con el material, diferente a la de ayer, a la de anteayer, a la de mañana.
  • Nace una nueva norma para el juego de mesa, inventada para hoy, porque la casilla 25 es fantástica y nunca sucede nada cuando la ficha cae en ella, y hoy sí sucederá
  • Nace una nueva decisión, jugar al juego más exitoso

Hacia el entendimiento del ruido es un proceso donde en el ruido está presente, donde el ruido es escuchado y entendido desde otra perspectiva.

Respondiéndome, respondiéndote

mi perspectiva

                                                                                     un segundo intento

Escuchar y estar inmersa en el ruido,

sin entenderlo como molesto, sin entenderlo como caótico, sin entenderlo como nocivo.

Escuchar y estar inmersa en el ruido y,

entenderlo como comunicación viva, entenderlo ordenado, entenderlo vital.

Escuchar y estar inmersa en el ruido,

sin incomodidad, sin histerismo, sin nerviosismo.

Escuchar y estar inmersa en el ruido,

desde la comodidad, desde la tranquilidad, desde la serenidad.

                                                            Respondiéndome, respondiéndote

                                                                        ¿Cómo soportas ese ruido?

             un tercer intento

El ruido puede ser una cortina que no deja percibir la realidad existente detrás. Si se atraviesa, y una misma se permite estar inmerso en él, se toma consciencia de las diferentes situaciones comunicativas vitales para la existencia del propio grupo de niñas y niños. Es en el entendimiento del ruido, allí donde existen relaciones sociales y relaciones comunicativas repletas de significados. Te invito a la inmersión en el ruido para dejar ir el concepto de soportar el ruido y así conquistar los mensajes de las relaciones comunicativas que nacen en él.

::a ti azar, por regalar el encuentro inesperado, a ti Carlota por aceptarlo:: y a todos esos lugares de los que aprendí que nada tengo que ver con ellos::

Tatiana Rozada Rodríguez

 

¿Te ha gustado?Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

Dejar una opinión