NO a los deberes de verano

publicado en: Blog | 12

Se acerca el final de curso, y con él las recomendaciones sobre cuadernillos, libros de lectura obligatorios y demás (aburridos) recursos que estoy segura algún profesor os ha impuesto alguna vez cuando erais alumnos, como si le fuera la vida en ello, cuando quizás ni siquiera sabía lo que éstos contenían y con la amenaza de que la primera semana de cole se los leería  y corregiría.

Bien, los tiempos van cambiando en algunas escuelas, pero cuando voy a las tiendas y me encuentro esa gran cantidad de cuadernillos, veo que aún hay mucho por hacer. No pretendo demonizar los cuadernillos de verano pero sí reflexionar sobre algunas afirmaciones que algunos adultos usan para justificar y convencerse de su importancia.

Empezamos con un clásico que me gustaría aplicar a muchos de los que lo afirman:

“SON PARA QUE NO PIERDAN LOS HÁBITOS DE TRABAJO”

A ver qué pasaría si a algunos papás o maestros de estos niños, el último día de trabajo, antes de salir por la puerta, el jefe les dijera: “Un momento, no te olvides de esto. Es trabajo que no voy a explicarte ni será significativo y teóricamente ya deberías saber hacer pero es para que no pierdas el hábito de trabajo durante las vacaciones”. No quiero ni pensar qué le contestaría más de uno…

Los niños son personas como nosotros y os aseguro que son capaces de desconectar de sus rutinas durante las vacaciones y en Septiembre llegar a clase y adaptarse probablemente mejor, más rápido y con más ganas y alegría que muchos de nosotros.

“SON PARA QUE DURANTE EL VERANO NO SE OLVIDEN DE LO QUE HAN HECHO DURANTE EL CURSO”

Hay dos tipos de aprendizaje, el significativo y el no significativo:

El primero es significativo porque lo hemos podido conectar con una emoción, y éste, con o sin deberes de verano no lo vamos a olvidar porque lo hemos almacenado.

El segundo en cambio se trata de algo memorístico sin ningún significado para el alumno y sin haberlo conectado con su interior, con su parte emocional. Con los deberes de verano podría ser que lo mantuviera un tiempo pero a la que el profesor lo dé por sabido y deje de recordarlo, se desvanecerá.

“SON (las lecturas obligatorias) PARA QUE NO PIERDA EL HÁBITO DE LECTURA”

A todos nos encantaría que nuestros hijos y alumnos se comieran los libros pero nunca conseguiremos que lo hagan por placer obligándoles. Hay dos preguntas que deberíamos hacernos y reflexionar sobre ellas:

¿Nosotros leemos?

Es bien sabido que los niños copian lo que hacen sus referentes, no podemos pretender que un niño se coma los libros si nosotros no tocamos ni uno.

¿Leemos a nuestros niños y alumnos?

A veces el niño parece no estar interesado en la lectura pero probad a leerle un fragmento de alguna apasionante historia, es difícil no querer saber cómo continúa, aunque eso implique que deba seguir leyéndola él mismo.

Mi recomendación es ir con ellos a una buena librería, que exploren, pregunten, ojeen y elijan algo que les apetezca leer, desde una novela, un manual o un atlas, veréis como si sale de ellos probablemente las discusiones serán para que deje de leer y se siente a la mesa en vez de para que abra el libro que le han obligado a acabar antes de empezar el siguiente curso.

“¡ES QUE EL AÑO QUE VIENE SERÁ MÁS DIFÍCIL!”

No podemos pretender preparar a nuestros niños/alumnos para el siguiente curso a través de los deberes de verano. No es justo.

Ésa es una tarea de la escuela, y más específicamente del maestro que ha tenido el niño y del que tendrá el curso siguiente.

Del primero porque debe tratar de acompañar y ayudar al niño a alcanzar los objetivos previstos y a su vez, debe hacer un buen traspaso de información con el tutor que le acompañará el curso siguiente, en caso de que éste cambie. Y del segundo porque debe encargarse de recibirles, crear un buen vínculo y adaptarse al ritmo, nivel y necesidades de los nuevos alumnos que tiene frente a sí.

El trabajo de adaptación al nuevo curso debe tener más peso por parte del maestro como profesional, adulto y responsable que por parte del niño que pasa toda su vida adaptándose a horarios impuestos, diferentes maestros y distintas normas según cada uno.

En fin, aunque no lo parezca, como dije al principio no trato de demonizar estos cuadernillos, pero sí la necesidad del adulto de que el niño los haga como única opción para “aprender algo” durante el verano. Quizás algún verano al propio niño le apetece hacer uno y no pasa nada, porque habrá nacido de él y habrá escogido el que le parece más atractivo dentro de los adecuados a su nivel. Por lo demás asegurémonos de que juegan ¡Y MUCHO!

Y si no hay cuadernillos… ¿Qué hacemos?

Existen muchísimas maneras de “practicar lo aprendido” durante el verano. Voy a poner algunos ejemplos de cosas que podemos hacer que propician el aprendizaje significativo.

  • Cocinar juntos: ¡Sí! Una actividad divertida, muy sensorial y donde las matemáticas tienen mucho que ver, debemos medir, calcular tiempos… Tenemos una receta para 4 comensales ¡pero somos 6! Y después de cocinar hay que dejar todo como estaba. ¡Les encantará!
  • Experimentos: En internet pueden encontrarse miles de experimentos, es genial ver cómo se plantean hipótesis y descubren que la ciencia puede ser divertida.
  • Escribir un diario: Regálale un diario para que escriba sus aventuras de verano, es muy estimulante escribir sobre tus propias experiencias.
  • Lléval@ a la biblioteca: Allí podrá leer libros y revistas, ver películas, dibujar o hacer el cuadernillo de vacaciones que te ha pedido. 😉
  • Ver películas en inglés: Tanto si ya las ha visto en su lengua materna como si no. Algunos niños se enfadan si lo haces… Os chivo un truco que hice con mi prima, mientras ella jugaba puse la peli del momento en V.O, en un segundo vino preguntándome qué hacía (medio enfadada) y le dije que la estaba viendo yo, que no se preocupara, que ella podía seguir jugando… Se quedó 😛
  • Hacer deporte: Muchos ayuntamientos ofrecen actividades para niños durante el verano, también podemos salir con la bici, hacer alguna ruta por la montaña… ¡NO a los veranos sedentarios!

Estas son sólo algunas ideas, Pinterest es una gran fuente de inspiración si queréis investigar más. Durante el verano dedicaremos nuestros posts a proponeros experimentos, juegos y manualidades para hacer en estos meses.

Para cerrar este post me gustaría despedirme con la lista de deberes que un profesor italiano les ha mandado a sus alumnos para el verano que creo que es simplemente genial.

http://www.huffingtonpost.es/2015/06/10/deberes-profesor-verano_n_7554446.html?1433960925

Carlota-Firma-Completa

 

¿Te ha gustado?Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

12 Respuestas

  1. […] argumentos. Y hoy quería compartirlos aquí junto con lo que yo opino un poco al estilo del post No a los deberes de verano que escribí hace un […]

  2. […] fuimos bastante explícitas sobre nuestra postura en este tema en un post cuyo título era “NO a los deberes de verano“. En él, en vez de decir por qué eran buenos o por qué eran malos, nos dedicamos a […]

  3. Rosa Hernández

    Felicidades!! Me encanta este blog y que demuestres esa pasión por la educación. Besos.

    • 2profesenapuros

      Muchísimas gracias Rosa! Eso intentamos. Nos alegra que te guste el blog. Un abrazo!

  4. encarna hernandez

    Hola guapas!
    Muchas gracias por recordarnos que tambien fuimos niñ@s con esos juegos de viaje y tantas otras cosas.Seguid por ese camino y muchas gracias por compartirlo.

    • 2profesenapuros

      Muchísimas Gracias Encarna, nos alegra que te gusten! Que tengas un fantástico verano!

  5. Antonio

    Me gusta

    • 2profesenapuros

      ¡Muchas gracias Antonio!

  6. Sheila

    Hola,
    Me encanta el post y estoy totalmente con vosotras. Los deberes de verano debrían ser hacer mucho deporte, disfrutar de leer un libro con calma, jugar a juegos de mesa en familia o simplemente descansar. Los niños no se olvidan tan fácilmente de lo que han aprendido si ese aprendizaje ha sido, como tú bien dices, significativo. El profesor que tiene miedo a que sus alumnos “olviden” es porque no está seguro de si han llegado a aprender con el corazón. Me encantan las alternativas, ¡como madre las pondré en práctica!

    • Carlota Hernández

      Muchas gracias por tu comentario Sheila! Nos encanta saber que más gente piensa como nosotras :). Precioso lo de que los niños aprenden con el corazón.
      Un saludo!

  7. Laura

    Como pedagoga comparto gran parte de lo que expresa este artículo. Me han encantado las propuestas que planteáis, me gustaría añadir también para las mamis y papis que no tienen mucho tiempo libre en verano, que hay casales de verano donde los niños y niñas pueden pasar unas horas con profesionales del sector lúdico-educativo, con un carácter totalmente informal, donde también trabajan con la naturaleza, el ejercicio físico, la rutina, la responsabilidad, etc.

    Casi propondría sustituir el cuadernillo de verano por un cuadernillo familiar que oriente a los padres y madres con actividades, juegos, libros y de más para hacer en familia.

    Aun así, más que en contra del cuadernillo de verano, la idea que no comparto es la OBLIGATORIEDAD de hacerlo. Hay cuadernillos buenos y malos, como en todo, y los buenos tienen sus puntos fuertes siempre y cuando haya sido el niño o la niña quien ha querido hacerlo.

    • Carlota Hernández

      Si Laura, totalmente de acuerdo, lo que no compartimos es su obligatoriedad. Muchas gracias por tu comentario, nos ha parecido muy interesante la idea del cuadernillo familiar 😉