No pasa nada, eres un campeón

publicado en: Experiencias | 0

Y hoy os escribo sobre una experiencia personal que hace días que ronda por mi cabeza: “No pasa nada campeón”, esta en la frase que le dijo una alumna de mi clase a otro niño que acababa de hacerse daño (Eso sí, con toda la buena intención del mundo y probablemente a raíz de lo que las maestras le hemos enseñado): “Debemos ser valientes”, “No debemos llorar” , “No pasa nada…”

¿Que no pasa nada? Sí, sí pasa. Se ha hecho daño, está sangrando y probablemente habrá que ponerle puntos – pensé yo- mientras intentaba mantener la calma ¿Por qué nos empeñamos en esconder la realidad? ¿Por qué les enseñamos a los niños a esconder lo que realmente pasa? ¿A caso es negativo decir las cosas tal cual son?

Y eso es precisamente lo que me preocupa. De manera inocente e inconsciente estamos enseñando a los niños y a las niñas que el hecho de llorar o reconocer que estamos mal no está bien visto. Pensad por un momento; ¿Cuántas veces le habéis dicho a vuestro hijo/a o alumno/a la típica frase de: “¡Venga va, no pasa nada. A ver esta cara contenta!” Si sí, yo me incluyo en el pack e inevitablemente se me escapa la risa… Y realmente me planteo, ¿No es más fácil enseñarles a saber cómo se sienten y a poder expresarlo de manera natural?

Los niños tienen derecho a estar enfadados, a estar tristes, a estar cansados… en definitiva, tienen derecho a tener emociones distintas y a no sentirse obligados a “estar contentos”. Dejemos de escondernos, de fingir todo el día y enseñemos a poner nombre a aquello que sentimos y a gestionarnos emocionalmente para estar bien con nosotros mismo.

Si invirtiéramos toda la energía que invertimos en “Estar bien de cara a la galería” en aprender a solucionar conflictos y aprender a buscar herramientas que nos hacen sentir mejor, probablemente como adultos estaríamos más trabajados en lo que “emocionalmente se refiere”. Al fin y al cabo… aunque ahora parece que las emociones,  y todo lo que éstas conllevan,  estén de “moda”, no podemos negar que nos queda mucho trabajo por delante… Dejemos de querer controlar nuestras emociones y la de los niños y aprendamos a gestionarlas de una vez por todas. Expresar aquello que nos gusta, lo que nos produce tristeza, alegría, miedo, agradecer, disculparse; nos ayudará a conocernos un poquito más y, sobretodo, a sentirnos bien con nosotr@s mismos.

¿Qué pensáis vosotros apurad@s? ¿Os lo habéis planteado alguna vez? ¡Nos encantará que nos deis vuestras opiniones!

Ahora solo nos queda desearos un feliz domingo, ¡Un fuerte abrazo!

¡NUEVA RECOMPENSA!

Un año más nuestros amigos de Som docents y Educación docente colaboran con la agenda solidaria para profes en apuros ofrecediéndonos 5 de sus cursos* para ofrecer como recompensa junto con la agenda solidaria.Pincha en la imagen o entra en la web: vkm.is/profesenapuros2 y ayúdanos a conseguir el objetivo.
¡Tienes hasta el 26 de marzo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado?Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

Dejar una opinión