“Yo no sé”

publicado en: Experiencias, Reflexiones | 2

Esto me dijo una vez un alumno. Como sabéis los que nos conocéis, somos maestras de infantil y primaria, con esto quiero decir que trabajamos en la etapa donde un niño puede hacer todo lo que se proponga, desde una sopa con unas piedras, unas hojas secas y un palo en edades más tempranas, hasta afirmar con toda seguridad que de mayor va a ser ingenier@ o astronauta y que lo compaginará con su carrera como futbolista profesional (en algún equipo de primera división, por supuesto) sin dejar de lado la vida familiar con hijos y múltiples mascotas.

 

Fuente: alcoachingpersonal

Es por ese motivo que no podemos considerar normal que un niño o niña diga que no sabe hacer algo, y no me refiero a un no sé casual, inocente o incluso remolón, me refiero a ese no sé que muchos habréis vivido en el que el niño o niña baja la mirada y su postura corporal derrocha inseguridad e incluso sentimiento de culpabilidad.

No podemos cruzarnos de brazos cuando vemos que eso pasa, especialmente como fue en este caso, en un niño de 4 años. 4 años, apenas 1460 días en este mundo y ya le habían minado lo suficiente la autoestima como para decir que él no sabía hacer un dibujo libre, o una construcción (libre también), etc…

Fuente: hacerfamilia

¿Cómo podemos evitar que esto pase, o que pase menos? Mi experiencia, que aunque no es mucha, me dice que la clave está en dar OPORTUNIDADES, oportunidades de éxito.

Como profes no podemos controlar lo que pasa en casa de nuestros alumnos y alumnas pero sí debemos asegurarnos, es más, creo que es nuestra responsabilidad, asegurarnos de que en el cole, todos y cada uno de ellos y ellas, tengan oportunidades de éxito durante su escolaridad, momentos en los que haya algo que nadie mejor que él o ella pueda hacer. Momentos de reconocimiento grupal e individual.

Tampoco se trata de que sea nada estrambótico ni muy evidente, la clave está simplemente en las pequeñas cosas. Os voy a poner dos ejemplos con el objetivo de mostraros la oportunidad y no tanto el caso en sí:

Tuve un alumno en primaria con una “mochila” bastante importante, académicamente no lograba los objetivos pero lo que le encantaba era todo lo relacionado con los ordenadores. Desde la clase si había que hacer algo relacionado con ello le pedía ayuda o ya me encargaba yo de tener algún “problemilla” que él me pudiera solucionar. Estos momentos eran un subidón para él, dibujándole una sonrisa y haciéndole tener una mejor actitud aunque fuera por un tiempo.

Fuente: tristinandtyler

Recuerdo otro niño en infantil, que usaba su fuerza para todo lo que no debe usarse, su mochila también era importante. Descubrimos que había cosas del día a día para las que podíamos necesitar un poco de fuerza y él vió que ésta podía usarse para otras cosas que ayudaran a todos y a su vez veía que sus compañeros y compañeras le estaban agradecidos.

Estos dos casos son algo extremos, pero me parecía importante citarlos para mostrar que las oportunidades no sólo parten de cosas académicas, que también, sino que pueden salir de cualquier situación del día a día, y por tonta que nos parezca, si proporciona una experiencia de éxito en el niño o niña, habrá merecido la pena.

Son estos momentos, o estas oportunidades, los que harán que la autoestima de nuestros alumnos y alumnas vaya fortaleciéndose, y sólo teniendo una buena autoestima e imagen positiva de uno mismo, podrán afrontar los retos del día a día de forma segura y tenaz, tanto lo que saben hacer como lo que creen que no.

Fuente: blogsantena3
¿Te ha gustado?Pin on PinterestTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

2 Respuestas

  1. Excelente reflexión!! Comparto totalmente! Como tantas veces les he dicho a mis alumnos: todos somos buenos para diferentes cosas. Por eso está bueno conocer a nuestrxs alumnxs en diferentes contextos, no sólo en la clase de Matemática o lengua… Arte, informática, proyectos relacionados con el reciclado o la huerta, nos permiten ver a nuestrxs alumnxs en otras actividades y ver cómo se destacan. Nosotros en Santa Fe. Argentina, tenemos una materia que se llama Pedagogía Emprendedora, que nos permite trabajar con los sueños de nuestros estudiantes, y si bien al principio les cuesta, es maravilloso cuando se permiten soñar… no tienen límites…

    • 2profesenapuros

      Gracias Silvina por tu comentario 🙂

      Qué guay que tengáis una materia específica para eso, nos encantaría saber más.

      ¡Un abrazo!

Dejar una opinión